La Jefatura de Policía Local de Estepona informa que, funcionarios adscritos a la misma han llevado a cabo una importante incautación de tabaco procedente del contrabando que, según fuentes consultadas, su valor de mercado podría superar los 2.000 euros.  Así mismo, en otra actuación distinta, agentes de Policía Local detuvieron a dos súbditos rumanos, cuando estaban llevándose material doméstico de una casa.


Alijo_tabacoAgentes de la Policía Local de Estepona, realizando labores de vigilancia y prevención periódicas por los quioscos del casco urbano a lo largo de la mañana, observaron la venta constante de cigarrillos en dichos lugares, por lo que, ante estos hechos, agentes adscritos a la Unidad de Paisano realizaron las correspondientes inspecciones encontrando en el interior de cuatro quioscos, un total de 676 cajetillas de cigarrillos de contrabando, por lo que procedieron a confeccionar las correspondientes actas-intervención por infringir la normativa sobre represión de contrabando.

De igual forma, los hechos han sido puestos en conocimiento de las delegaciones municipales de Consumo y Sanidad para su seguimiento.

Por último, añadir que desde la Jefatura de Policía Local se seguirá incidiendo en este tipo de intervenciones y la adopción de las pertinentes medidas, en aras de intentar paliar este problema haciéndose eco  de la demanda de los ciudadanos.   

DETENCIÓN DE DOS SÚBDITOS RUMANOS

 En otro orden de cosas, resaltar la intervención llevada a cabo por agentes de Policía Local en el día de ayer en el que, sobre las 13:15 horas de la tarde, fueron comisionados para atender una llamada en la que hacían referencia a la retirada de muebles y enseres de una casa sin tener el preceptivo permiso de los propietarios.

Personados en el lugar comprueban la presencia de una furgoneta cargada de electrodomésticos, muebles de cocina, colchones y demás enseres y mobiliario doméstico. También comprobaron la presencia de los dos encartados hablando con la persona que realizó la llamada a la central de la Policía Local.

Contactados con el dueño de la propiedad, este aseguró no haber autorizado mudanza alguna. Los agentes comprobaron también como una de las puertas estaba forzada y la persiana que cubría la puerta levantada, por lo que preguntaron a los detenidos asegurando que una tercera persona se los había vendido, al igual que el resto de muebles que había en el interior de la furgoneta, perteneciente a otra casa situada a unos 15 kms. de distancia de donde estaban.

Ante la imposibilidad de poder justificar la procedencia del material encontrado en la furgoneta, y el forzamiento de sistema de seguridad  del  domicilio, los funcionarios de Policía Local procedieron a la detención de los dos individuos de nacionalidad rumana que, junto a la furgoneta y el material intervenido fueron puestos a disposición de la Comisaría del Cuerpo Nacional de Policía.